#NoCulpesAlPlástico: una campaña con datos reales y contrastados

Ver:  No culpes al plastico

AIMPLAS, ANAIP, ANARPLA, AVEP, CICLOPLAST y PlasticsEurope han
unido sus voces en un decálogo para explicar los beneficios de los plásticos
con datos sólidos y concienciar de la importancia de hacer un buen uso de
estos materiales.
Los plásticos son materiales muy utilizados por sus innumerables ventajas,
de ahí la importancia de concienciar a la sociedad de que una correcta
gestión de los residuos es imprescindible.
No culpes al plasticoLos plásticos son materiales que están muy presentes en todos los
ámbitos de la vida por las múltiples ventajas que presentan en sus diversas aplicaciones.
Precisamente por esto, es necesario gestionar correctamente los residuos que se
generan, con el fin de aprovechar al máximo su valor dentro de los criterios de la
economía circular y evitar que acaben en el medio ambiente.
Desde la industria de los plásticos, AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico), ANAIP
(Asociación Española de Industriales de Plásticos), ANARPLA (Asociación Nacional de
Recicladores de Plástico), AVEP (Asociación Valenciana de Empresarios de Plásticos),
CICLOPLAST (entidad que promueve la gestión ecoeficiente de los plásticos) y
PlasticsEurope (Asociación Europea de Productores de Materias Primas Plásticas),
consideran importante comunicar a la sociedad, con datos objetivos, las ventajas de uso
de estos materiales y contrarrestar la desinformación que hay en torno a ellos.
Verdades sobre los plásticos
La alianza, creada por entidades sin ánimo de lucro relacionadas con la investigación, la
aplicación industrial y la gestión de los plásticos, ha elaborado un decálogo de verdades y
buenas prácticas con el que se pretende informar de las ventajas que aportan los
plásticos a la sociedad y explicar que su colaboración es imprescindible a la hora de
hacer un buen uso de ellos.
Este decálogo aporta información para contrarrestar los argumentos sobre los que se
están generando noticias preocupantes y que confunden a los propios consumidores.
Entre éstas, aquellas asociadas a su seguridad, ya que son los materiales más regulados
y los que se someten al cumplimiento de normativas más exigentes. Además, los
plásticos son los materiales que garantizan perfectamente la conservación de los
alimentos, reduciendo su desperdicio y asegurando que la sociedad sea capaz de
consumirlos en las mejores condiciones. Según la FAO, la pérdida de alimentos en
Europa es de tan solo un 3% gracias al uso de soluciones de envasado adecuadas,
mientras que, en los países en vías de desarrollo, donde el uso de envases no está
generalizado, estas pérdidas pueden alcanzar el 40%.
La alternativa más sostenible
Los plásticos también son la alternativa más sostenible en numerosas aplicaciones. Así,
los envases de este material son, de media, cuatro veces más ligeros que los fabricados
con otros materiales. Gracias a ello, el número de viajes de un camión para transportar la
misma cantidad de producto se reduce a la mitad, con el consiguiente ahorro de
combustible y de emisiones de CO2. En la agricultura, el plástico es utilizado en sistemas
de riego por goteo, ahorra entre el 30% y el 60% del agua empleada con métodos
convencionales de regadío. En la construcción, los aislamientos plásticos permiten
ahorrar 250 veces más energía de la que se utilizó para fabricarlos. En la automoción, los
plásticos son el material elegido para fabricar unas 2.000 piezas de media en un vehículo
(lo que representa un 15% de su peso total), permitiendo así que un coche ahorre 750
litros de combustible durante toda su vida (12 millones de toneladas de combustible en
Europa). En el caso de los aviones, la apuesta por estos materiales ha permitido elevar el
ahorro de combustible hasta el 20%.
Los plásticos también contribuyen a salvar vidas de forma directa a través de incontables
aplicaciones en medicina, o en su incorporación a la seguridad pasiva de los vehículos en
forma de cinturones de seguridad y airbags que reducen hasta un 20% la posibilidad de
sufrir una lesión mortal en caso de accidente. Y a pesar de todos estos usos y
aplicaciones, solo entre el 4% y el 6% del consumo de petróleo y gas en Europa se
destina a la fabricación de plásticos.
Renunciar no es la solución: la clave está en el comportamiento de todos y en una
correcta gestión
Los plásticos nunca deberían acabar en el medio ambiente. Se trata de materiales
recuperables mediante reciclado, y cuando esto no es posible, se pueden utilizar como
fuente de energía alternativa y renovable, dada su alta capacidad calorífica. Por lo tanto,
los plásticos son materiales que contribuyen a la economía circular.
Para que se puedan reciclar es importante gestionarlos adecuadamente, y en ese punto
es donde las decisiones que se toman en tierra firme juegan un papel fundamental.
Según el estudio Jambeck de la Universidad de Georgia (EEUU) de 2015 publicado en la
revista Sciencemag, el origen del 80% de los residuos que acaban en el mar se
encuentra precisamente en la tierra. En este sentido, cabe destacar que España es el
segundo país de la UE que más recicla en el hogar, concretamente cerca del 70% de los
envases de plástico domésticos. Sin embargo, todavía se puede seguir avanzando.
Por lo tanto, la renuncia o la prohibición de los plásticos no es una solución eficaz a las
basuras en el medio ambiente y además obligaría a la sociedad a renunciar a todas sus
ventajas. Así lo considera un 70% de los españoles según una encuesta realizada por
Enet Consulting para PlasticsEurope en 2017. Según este sondeo, para un 96% de los
españoles, la solución pasa por concienciar a la ciudadanía, separar adecuadamente los
residuos (tanto fuera como dentro del hogar), facilitar el reciclado aumentando el número
de contenedores y su frecuencia de recogida y en ningún caso, abandonar los residuos
donde no se debe.

Ver:  No culpes al plastico